Los chipsets han bajado, las ventas de vehículos conectados han aumentado